¿sí o no?

A partir de la década de los 80 las clases prenatales comenzaron a extenderse y hoy en día hay muchos centros de carácter muy diferente que ofrecen clases de preparación al parto.

¿Es realmente importante acudir a clases de preparación al parto? la respuesta es SI. Tanto el embarazo como el parto es algo fisiológico que la mujer lleva realizando miles y miles de años, por lo que necesitamos volver a recuperar nuestros instintos ¿Cómo podemos hacerlo? Es fundamental conocer nuestro cuerpo y confiar plenamente en él, también es muy importante disponer de información ofrecida por profesionales actualizados. La información nos aporta seguridad y nos ofrece la posibilidad de poder elegir cómo vivir el embarazo y el parto.

Pero y ¿cual elegir? ¿con la que ofrecen en los centros de salud es suficiente? En la mayoría de centros de salud se ofrece buena información y las matronas se implican, pero generalmente la duración es escasa.

Que necesita tener una preparación al parto completa, a continuación os ofrecemos una guía con los puntos clave.

1.- Es importante realizar a la mujer embarazada una valoración del suelo pélvico y de la zona abdominal para a partir de ahí poder recomendar qué tipo de ejercicio es adecuado para ella y si fuera necesario tratamiento manual. Por ejemplo, poca fuerza en la zona abdominal y suelo pélvico puede provocar a lo largo del embarazo dolor lumbar o pérdidas de orina que son evitables con un buen programa de fortalecimiento muscular.

2.- El autoconocimiento, saber qué es y cómo funciona la pelvis, que clase de estructuras lo componen, cómo va a modificarse y qué va a pasar durante todo el embarazo y el parto. Al mismo tiempo saber qué pasará durante el posparto dependiendo del tipo de parto. Todo este autoconocimiento va a hacer que la mujer esté más tranquila y confíe plenamente en su cuerpo.

3.- Mantenerse activa a través del ejercicio físico. El ejercicio físico aporta multitud de beneficios durante el embarazo, por ejemplo, previene la diabetes gestacional, ayuda con la tolerancia al dolor, previene el dolor de espalda. Pero es esencial que esta prescripción de ejercicio sea individualizada, en función de las necesidades de cada mujer embarazada y supervisada por un profesional

4.- Acompañamiento emocional; Tanto el embarazo como el parto y sobre todo el posparto son etapas muy emocionales donde todo cambia. Se viven emociones muy intensas y muy dispares, por eso es importante que tanto la mujer como su pareja reciban información y  acompañamiento desde el punto de vista emocional.  Hay que crear un espacio seguro donde puedan hablar y compartir sus miedos, sus expectativas, sus anhelos y también sus alegrías.

5.- Qué hay después del parto?; cuando una mujer está embarazada su objetivo final es tener al bebé pero pocas veces nos cuentan que va a pasar después. Informar a las mujeres sobre los cambios físicos y emocionales que sufrirá tras el parto. Preparar a la mujer para la lactancia materna o no.

Todo el conjunto aporta tranquilidad y permite que la mujer pueda vivir esta nueva etapa en plenitud.

 

ITXASO GALDOS BARRERAS I Fisioterapeuta 12727 I Itam Salut