Estoy embarazada y ahora ¿qué hago? el ginecólogo,la matrona, la familia y hasta la vecina te dicen que ahora debes cuidarte y llevar una vida sana, es decir, comer bien, descansar y hacer ejercicio. Y aquí, especialmente, es donde nos surgen un montón de dudas. ¿ que ejercicio? ¿ debo caminar o mejor ir a la piscina o a pilates o yoga? ¿cual es la intensidad adecuada? ¿ si antes realizaba deporte tengo que dejarlo? y ¿ si antes no hacía ejercicio por donde empiezo?

 

Ya en la década de los 80 la ACOG (American Congress of obstetricians and Gynecologist) recomendaba la realización de ejercicio y empezaron a extenderse las clases prenatales con el objetivo de facilitar el parto y reducir la administración de fármacos para el dolor.

 

¿ Cuales son los beneficios del ejercicio para la mujer?

 
– Previene y mejora los dolores musculares asociados al embarazo como puede ser la lumbalgia, que es la más común.
– Reduce la sensación de disnea (dificultad para respirar), sobre todo en las últimas semanas de embarazo.
– Puede reducir la duración del trabajo de parto y el riesgo de cesárea.
– Hay menor riesgo de padecer varices.
– Regula la ganancia de peso, por lo que previene la diabetes gestacional.
– Previene la preeclampsia.

 

CLAVES

 
1.- Es muy importante que el médico dé permiso para la realización de ejercicio, especialmente cuando el embarazo se desarrolla con algún tipo de complicación. Hay que tener en cuenta que el reposo se recomienda en muy pocos casos.
2.- Se debe realizar, por un profesional debidamente formado, una valoración y un seguimiento específico en función de la tipología de la embarazada.
3.- se realizará un programa específico y personalizado basado en las recomendaciones mínimas, así como adaptado a las distintas etapas del embarazo
4.-El ejercicio se debe adaptar a las distintas etapas de embarazo.
5.- Hay que prestar atención a las señales de alarma para detener o moderar la práctica de ejercicio físico.

 
RECOMENDACIONES MÍNIMAS DE PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO DURANTE EL EMBARAZO

 
Los estudios realizados a mujeres embarazadas nos dicen que lo más recomendable es el ejercicio aeróbico realizado entre 3 y 4 veces por semana durante 30 min. Para calcular la intensidad el más recomendado es el test del habla que consiste en subir las pulsaciones de tu corazón pero que puedas mantener una conversación mientras realizas el ejercicio.
No debemos olvidarnos del entrenamiento de la fuerza para mantener toda la musculatura del cuerpo en
plena forma. También es muy importante el trabajo postural para evitar al máximo los dolores musculoesqueléticos derivados de los cambios morfológicos durante el embarazo.

El embarazo es una ocasión perfecta para cuidarte.
# ITXASO GALDOS BARRERAS. Fisioterapeuta 12727

Artículos Relacionados