María José Mas, especialista en Neuropediatría.
Profesionalmente he ejercido en los hospitales Joan XXIII de Tarragona y Pius de Valls, en ambos abrí y consolidé una consulta de neuropediatría, siendo la de Tarragona la primera que se abrió en la provincia y que he impulsado durante 12 años. También trabajé en el Hospital Sant Joan de Reus y en los Centros de Desarrollo y Atención Precoz (CDiAP) de Tarragona, El Prat (Barcelona) y La Espiga (Vilafranca del Panedés y Vilanova i La Geltrú). Actualmente coordino la Unidad de Neuropediatría de la Xarxa Sanitària y Social de Santa Tecla en Tarragona, continuando la labor empezada en el hospital Joan XXIII y por fin con dedicación exclusiva a la neuropediatría.

Sigue el brote por enterovirus en Cataluña. La información es menos confusa, pero la preocupación de los padres es lógica ante una situación para la que no hay vacunas. Nadie puede garantizar al 100% que se pueda evitar el contagio. ¿por qué todos hablan del Enterovirus?Desde hace unos días nos llegan noticias de infecciones en niños pequeños causadas por enterovirus. La noticia surge porque ha aparecido un brote infeccioso en Cataluña que parece estar causando enfermedades
del sistema nervioso. Lógicamente cuando surgen estas noticias salta la alarma. Como es natural, los padres se preocupan por la salud de sus hijos y a menudo se sienten desinformados, muy preocupados y no saben que hacer. Con este artículo pretendo ofreceros información para que sepáis de qué estamos hablando y que podemos hacer para evitar el contagio.
¿qué es el Enterovirus?
Los enterovirus, como todos los virus, son gérmenes que carecen de la capacidad de reproducirse por sí
mismos. Para contagiarse necesitan el aparato reproductor de las células que infectan, y mientras lo usan entorpecen el buen funcionamiento celular, desencadenan una reacción inflamatoria e inmune y se produce la enfermedad. La mayoría de los contagios producirán infecciones leves e incluso asintomáticas que muy raramente se complicarán causando enfermedad grave. En la mayoría de casos, los Enterovirus causan infecciones leves o asintomáticas con síntomas típicos del resfriado común (fiebre, tos, mucosidad nasal, estornudos…) y gastrointestinales (dolor de tripa, diarrea…), a veces con una erupción cutánea o llagas en la boca. El virus se encuentra en la saliva, moco y heces de las personas infectadas y el contagio puede producirse por contacto directo con el enfermo o con los objetos y superficies con los que ha estado en contacto. La infección por enterovirus tarda entre 3 y 5 días en desarrollarse –período de incubación– y el virus está presente en las heces hasta 8 semanas después del inicio del contagio. En algunos casos, afortunadamente los menos, la infección no es tan banal. Que el virus sea capaz de causar una infección más invasiva y grave depende de su capacidad inefectiva –virulencia–. En este momento aún no se ha identificado exactamente el virus causante del brote que ha aparecido en Cataluña. Por lo que desconocemos su virulencia. Los niños menores de 6 años y los que tengan algún problema en su sistema inmune tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave. Lo que preocupa del brote actual es precisamente la aparición de casos que desarrollan enfermedades neurológicas La más frecuente es la meningitis vírica aguda que, aún tratándose de una infección cerebral, es benigna y de buen pronóstico. También puede aparecer un síndrome de Guillain-Barré que en la infancia tiene también buen pronóstico. Más raras son la meningoencefalitis grave, la cerebelitis, la afectación del tronco del encéfalo, y la parálisis fláccida aguda o la mielitis transversa. El virus se elimina por las secreciones respiratorias – moco y saliva– y por las heces. Si tocamos las secreciones o las heces de una persona infectada, el virus pasará a nuestra mano y de aquí a todo lo que toquemos. Si tocamos con las manos sucias a un niño sano o el niño entra en contacto con objetos contaminados –en el parque, juguetes, chupetes, cubiertos, cambiadores…– se contagiará. ¿qué sintomas deben alarmanos? Lo más probable es que si el niño, o el adulto, se contagia por un Enterovirus la infección pase desapercibida o sea banal como un catarro o una diarrea. Debemos estar vigilantes a la aparición de síntomas neurológicos y consultar inmediatamente en urgencias si aparece:
_ Cefalea con vómitos.
_ Disminución de la fuerza muscular con dificultad para mover algún miembro.
_ Hipotonía (disminución de la tensión o del tono muscular)
_ Le cuesta mantener el equilibrio.
_ No quiere andar o hay cojera.
_ Somnolencia o confusión.
_ Dificultades para tragar, hablar, toser, parálisis facial visión doble, estrabismo, movimientos anormales de los ojos También debemos vigilar la aparición de síntomas respiratorios graves como dificultad para que entre el aire o silbidos al respirar. Las arritmias cardíacas son indicativas de afectación del corazón. Los niños asmáticos tienen más riesgo de enfermedad respiratoria causada por Enterovirus. En el tratamiento se utilizan fármacos antivíricos y se dirige además a tratar los síntomas que van presentándose. Es esencial reconocer estos síntomas enseguida para evitar en lo posible la aparición de secuelas.
Medidas higiénicas:
_ lavado de manos con agua y jabón durante al menos 1 minuto tras el contacto con el enfermo y sobre todo después de cambiar el pañal.
_ no tocarse los ojos, la nariz ni la boca con las manos sucias
_ evitar dar besos y abrazos a los niños enfermos los utensilios de comida de los niños enfermos deben lavarse enseguida tras el uso con agua y jabón
_ cuidado con los chupetes, juguetes y otros objetos que los niños se llevan a la boca
_ toser y estornudar en un pañuelo de papel y tirarlo inmediatamente
_ las superficies que han estado en contacto con el enfermo, especialmente los cambiadores, deben lavarse con agua y jabón y una solución de lejía
_ los niños enfermos, aún con un simple catarro, deben quedarse en casa y no ir al colegio. conclusiones Los Enterovirus producen enfermedades banales en la inmensa mayoría de los casos. Reconocer los síntomas que indican enfermedad grave es esencial para acudir al médico enseguida. Las medidas de higiene son la mejor protección para evitar el contagio. La información es la mejor arma frente a los bulos que corren por las redes y especialmente por WhatsApp.