Una de las causas de abandono de la lactancia materna antes de los 6 meses recomendados por la OMS es sin duda la vuelta al trabajo. ¿Cómo hacer posible la reanudación de la jornada laboral con el mantenimiento de la lactancia? ¿qué acciones se pueden llevar a cabo en la empresa para facilitar la labor a las mujeres que han decidido amamantar a su bebé? En esta NTP se ofrecen algunas medidas que pueden ayudar a conseguir que la trabajadora pueda seguir lactando a su hijo produciendo con ello un beneficio no tan sólo para el niño sino también para ella misma y para la empresa en la que trabaja.

Introducción

Aunque en la duración de la lactancia materna influyen factores como la edad, el nivel de estudios, la paridad, las políticas y actitud de los profesionales sanitarios frente a la misma, la información recibida por la embarazada… la reincorporación al trabajo puede constituir un obstáculo para el mantenimiento de la misma. De ahí la importancia indudable de las intervenciones en la empresa tanto de información y educación sanitaria como de puesta en marcha de medidas que permitan crear entornos laborales favorables a la misma.

Ventajas de la lactancia materna

Los beneficios de la lactancia materna son evidentes para el niño, la madre, la empresa y la sociedad en general.

Ventajas para el niño

La leche materna le proporciona al bebé todos los elementos nutritivos que necesita durante los 4-6 primeros meses de vida; favorece su crecimiento, maduración y promueve su salud. Muchos de los componentes de la misma se encargan de protegerle mientras su sistema inmunitario completa su desarrollo. Se ha comprobado que los niños amamantados tienen menos infecciones gastrointestinales, respiratorias y urinarias. Son además menos proclives a padecer otitis y existen datos que apuntan a una menor incidencia de obesidad y de diabetes mellitus en la infancia.

Ventajas para la madre

La lactancia materna acelera la recuperación y la involución uterina. Además reduce sustancialmente el riesgo de cáncer de mama y de ovario.

Ventajas para la empresa

Los beneficios del apoyo a la trabajadora en periodo de lactancia son variados. Por un lado influyen en la tasa de absentismo relacionada con el cuidado de familiares enfermos: durante el primer año de vida, los niños amamantados con leche materna se ponen enfermos un 50% menos que los que reciben leche artificial. Por otro, aceleran y aumentan la vuelta al trabajo de las trabajadoras disminuyendo los costes ligados a las nuevas contrataciones y a la formación del personal nuevo, además de permitir una reincorporación más temprana e incluso la retención de personal cualificado y de mejorar el clima laboral y la satisfacción de los trabajadores.

Ventajas para la sociedad

En el mundo en desarrollo, los niños alimentados con leche materna tienen un riesgo de muerte entre 10 y 15 veces menor que el resto durante los 3-4 primeros meses de vida.

La disminución de las enfermedades en la infancia disminuye a su vez el gasto sanitario; así como el menor uso de recursos para el almacenamiento y conservación de los sucedáneos de la leche o del caucho para las tetinas permiten proteger y conservar los recursos naturales.

La trabajadora en periodo de lactancia

Con relación a la lactancia, las principales opciones de la trabajadora para seguir amamantando a su hijo, podrían resumirse en una lactancia natural exclusiva o mixta.

Legislación aplicable

Los derechos laborales relacionados directamente con la lactancia se circunscriben al permiso por lactancia contemplado en el artículo 37.4 del Estatuto de los Trabajadores y al artículo 138 de la Ley de Procedimiento Laboral. Estos derechos se pueden resumir en:

· Derecho de ausencia de una hora que puede dividirse en dos fracciones o reducción de jornada en media hora.

· Duración máxima de 9 meses

· Mantenimiento de la retribución normal como tiempo de trabajo

· La concreción del horario corresponde al trabajador, dentro de su jornada ordinaria

· Exige un preaviso al empresario de 15 días para la reincorporación a la jornada ordinaria

· Es un derecho de disfrute indistinto por madre o padre

· Las discrepancias se resuelven en la jurisdicción social.

No hay que olvidar, sin embargo, que los convenios colectivos pueden mejorar estas condiciones. En la tabla 1 se exponen algunos ejemplos de cláusulas incorporadas a convenios colectivos.

Ejemplos de mejora incorporadas 

en los convenios colectivos

Posibilidad de acumular en un mes de permiso retribuido el periodo de lactancia.

Reducción de la jornada laboral en una hora al inicio o al final hasta los 10- 12 meses de edad.

Disponibilidad de horas no retribuidas para facilitar la conciliación de la vida familiar con la laboral.

Acumulación de las vacaciones a la licencia por maternidad aun expirado el año natural a que tal periodo corresponda.

Umbral mínimo de reducción de la jornada laboral de 1/4 en vez de 1/3.

En la reducción de 1/3 de la jornada laboral: suplemento a las retribuciones que le corresponderían por dicha reducción.

Permiso especial no retribuido por maternidad de hasta dos meses con reserva de puesto de trabajo.

Excedencia especial de hasta 5 años con reserva de puesto de trabajo

Existen además otras leyes que, sin estar directamente relacionadas con la lactancia, pueden ser útiles para las trabajadoras que hayan escogido amamantar a sus hijos:

El periodo de 16 semanas de suspensión en caso de parto único o de 18 semanas en el múltiple.

Excedencia no superior a 3 años con derecho a antigüedad y formación profesional y con reserva de puesto de trabajo durante el primer año.

La reducción de jornada laboral por cuidado de un menor de menos de 6 años de edad, mínimo 1/3 y máximo 1/2.

Actuación en la empresa

Las obligaciones del empresario en lo relativo a la mujer en periodo de lactancia son similares a las concernientes a la mujer embarazada o que ha dado a luz recientemente. Dichas obligaciones se desarrollan en torno a la evaluación de riesgos, la información y formación, la vigilancia de la salud y la adopción de las medidas preventivas.

Cuando el resultado de la evaluación revelase un riesgo para la lactancia, el empresario ha de adoptar las medidas necesarias para evitar los daños de exposición a dicho riesgo, con prioridades ordenadas (arts. 15.1.g, 16.2, 25.2 y 26 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales; y arts. 8 y 9 del Reglamento de los Servicios de Prevención).

Algunas medidas de apoyo en relación al tiempo de trabajo

Flexibilidad horaria: 

Flexibilizar horario de entrada y de salida.

Establecer franjas de permanencia obligada y permitir realizar el resto de la jornada según necesidades y tipo de jornada (por ej. horario de permanencia obligada de 10 a 12 por la mañana y de 16 a 18 por la tarde).

Reducción de la jornada laboral sin o con menor repercusión económica.

Pausas regladas:

Permitir la realización de pausas de duración y frecuencia adecuadas para dar de mamar o proceder a la extracción de la leche (2 pausas al día de 20 min. aproximadamente suelen ser suficientes).

Teletrabajo o trabajo a domicilio:

Posibilidad de trabajar desde casa de forma total o parcial.

Facilidades para dar de mamar o para la extracción de la leche

Si una de las acciones que se van a poner en marcha en la empresa es facilitar que la mujer amamante a su hijo o procediendo a la extracción de la leche, se deberá poner a disposición de la misma un lugar confortable y adecuado para hacerlo y algún medio para la conservación de la leche hasta que salga de la empresa.

# NTP 664. Guías de buenas prácticas.

Instituto Nacional de SegurIdad e higiene en el trabajo.

Ministerio de trabajo y asuntos sociales. 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario