Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “el equilibrio biológico, psicológico y social, debe ser procurado a través de una alimentación suficiente y de calidad”, un factor que, además, ejerce una influencia importante sobre la fertilidad. Una mala calidad nutricional pueden reducir las sustancias nutritivas necesarias para que los sistemas reproductivos, tanto de la mujer como del hombre, puedan funcionar correctamente. Comer mal y tener sobrepeso son factores que pueden tener mayor influencia en los problemas de fertilidad. En este sentido, aunque se vaya a iniciar un proceso de reproducción asistida, es necesario mantener también unos buenos hábitos alimenticios, así como realizar ejercicio y no fumar. A continuación, destacamos qué alimentos son los más recomendables para ayudar a una mejor fertilidad tanto masculina como femenina.¡Tomad nota!

La fertilidad femenina

Para ellas, hay ciertos alimentos que ayudan a la concepción. Destacamos sobre todo los antioxidantes, alimentos con vitaminas A, C y E, el selenio, el zinc, el manganeso o el cobre. La recomendación de cinco piezas al día de fruta y verdura es una excelente manera de asegurar una ingesta adecuada de antioxidantes y contribuyen a contrarrestar los efectos negativos de agentes externos como la polución, el tabaco, etc… Todas las vitaminas del grupo B son fundamentales para la ovulación y la implantación, pero además son importantes para el control hormonal y el desarrollo fetal. El ácido fólico ayuda a prevenir la espina bífida que tiene su origen en el primer mes de gestación por lo que hay que asegurarse una cantidad suficiente antes de concebir y seguir haciéndolo durante todo el embarazo. Antes de empezar un tratamiento de reproducción asistida, nuestros médicos ya pautan su toma durante un periodo. Los ácidos grasos omega-3 son fundamentales para el equilibrio hormonal, el sistema inmunitario y la salud de los ovarios y óvulos, por tanto se recomienda tomar frutos secos, pescado azul… También es importante el zinc, un mineral contribuye a la división celular que se lleva a cabo durante el proceso de desarrollo del feto, mientras que su carencia puede disminuir la producción de óvulos saludables.

La fertilidad masculina

También existen alimentos fundamentales para garantizar la salud del esperma y así facilitar la reproducción. El zinc, favorece la producción de espermatozoides y el selenio tiene propiedades antioxidantes que pueden mejorar la movilidad del esperma. También es importante en la dieta el consumo de Vitamina C que protege al esperma de los daños de la oxidación, especialmente en aquellos hombres que fuman. El ácido omega 3 DHA es necesario para vigorizar el esperma y aumentar su motilidad y la Vitamina B12, precisa para mantener la fertilidad. Un ejemplo de estos buenos hábitos alimenticios, son los resultados obtenidos por un grupo de investigadores de la Universidad de California que han descrito los efectos beneficiosos del consumo crónico de frutos secos en la calidad del semen. Han demostrado que las nueces, añadidas a una dieta de estilo occidental, mejoran la calidad, motilidad y morfología del esperma.

www.biogest.es