Cuando queremos portear niños mayores hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones para que el porteo se convierta en lo más cómodo para ambos, placentero y que se pueda prolongar en el tiempo si es lo que se desea.

No todos portabebés que nos venden en el mercado sirven realmente en la práctica para un transporte confortable hasta el fin del porteo, hay que poner atención también a otros factores de comodidad para ambos.

Muchos fabricantes hacen unas recomendaciones de uso en pesos y tiempo que varía con la realidad de las personas.

Entonces ¿qué debo tener en cuenta?

* Lo ideal a grandes rasgos es que el portabebé sea cual sea (fular, mochila, bandolera, mei tai)  la tela debería de llegar de rodilla a rodilla para hacer más confortable el apoyo en las piernas del niño.

* La altura mínima de la espalda debe ser por debajo de las axilas, si el portabebé llega más abajo, en ese caso siempre tenemos que usar una mano para ayudar y acompañar al sostén de la espalda del niño por seguridad como es el caso en el uso de los portabebés ligeros o también llamados ayudabrazos.

* El adulto que transporta también debe encontrarse cómodo transportando y sosteniendo el peso, sin que los tejidos se claven en su cuerpo y con el reparto del peso hecho de la mejor manera posible para notar menos el peso del niño.

Hablemos de tipos tejidos y materiales

Los tejidos más adecuados para llevar a niños ya más mayores que estén pesando en torno a más de 10 kilos podrían ser algodones con un poco más de gramaje en la tela (grosor) este tipo de gramajes ayudan a soportar mejor el peso y que sea el propio portabebé que absorba el peso en su gran mayoría, de esta manera podemos prolongar de una manera más confortable el tiempo del porteo en el día a día.

También los tejidos que más soporta y liberan gran parte del peso del niño sería las mezclas con algodón y cáñamo, es un tejido muy fuerte y resistente, soporta y absorbe muy bien el peso.

Otro material con gran soporte sería el lino, también como el cáñamo, materiales resistentes y con gran absorbencia de peso.

Incluso se encuentran trimezclas en las que en un mismo portabebé podemos encontrarnos los tres materiales, además de soporte este tipo de materiales también aportan bastante transpiración.

Hablemos de portabebés

La bandolera es un portabebé que es una gran ayuda en la época en la que el niño pide subir y bajar a menudo, no obstante el hecho de cargar el peso en un solo hombro no lo hace confortable para porteos prolongados.

Los fulares, a partir más o menos de  los 7 u 8 Kilos vamos a descartar por supuesto todo material que contenga elastán en su composición como son los fulares elásticos, ya que el bebé pierde su posición. El  tejido cede y se clava en los hombros del portador, además de producirse un rebote al ser la tela elástica.

Los fulares semielásticos son aquellos que su tejido se asemeja a una camiseta, sinembargo no contienen elastán en su composición sobretodo ceden a lo ancho del fular, este tipo de portabebés empiezan a no ser confortables con niños de más unos 9 kg para un porteo prolongado, se pierde posición y se clava en hombros del portador.

Un fular tejido con una buena mezcla de materiales y un grosor de tela adecuado puede hacer muy confortable y prolongado el porteo apostando también para máxima comodidad por nudos de dobles capas que recogen al niño  y aguantan más el peso.

Por último las mochilas ergonómicas convencionales muchas no llegan a cubrir el tiempo de porteo porque las tela encargada de sujetar toda esa parte le queda muy atrás de las rodillas con lo cual hay posibilidad de que le cuelguen mucho las piernas no obteniendo así la sujeción deseada.

Existen una mochilas llamadas toddler diseñadas y hechas específicamente para el transporte de niños mayores, con las cuales la tela va de rodilla a rodilla y le cubre más arriba de la las axilas así si el niño quiere dormir tiene donde reposar su cabeza.

De esta manera, Niño grande porteado, porteo cómodo y agradable!

Feliz porteo!

 

BEATRIZ MORENO

KagureArte