BasqueCatalanEnglishSpanish

Cuidar del suelo pélvico es un buen hábito para toda mujer, y especialmente para aquella que desea ser madre. Es una zona del cuerpo a la que a menudo no se presta la debida atención, aunque cada vez es más conocida. Un suelo pélvico fortalecido te ayudará durante el embarazo y a una mejor recuperación post parto.

Por qué fortalecer el suelo pélvico antes del embarazo

Si estás pensando en ser madre, comienza a trabajar para fortalecer tu suelo pélvico. En realidad, es algo que debería hacer toda mujer, independientemente de su postura frente a la maternidad. Pero especialmente en el caso de que esté planeando ser madre.

¿Por qué es más importante para la futura madre? Porque un suelo pélvico fuerte y tonificado, te ayudará durante el embarazo. En primer lugar, logrando que el aumento de peso propio del embarazo no afecte a la salud del mismo. Seguidamente porque en caso de un parto natural, este será más seguro sin debilitamiento de los músculos del área. Y en tercer lugar porque te permitirá una mejor recuperación durante el post parto a diferentes niveles.

Principales beneficios de un suelo pélvico fortalecido en el embarazo y el post parto

  • Minimiza el riesgo de debilitar la musculatura del área debida al peso del feto. Especialmente en el caso de partos múltiples, donde este peso aumenta.
  • Mejora la resistencia de la musculatura del suelo pélvico contribuyendo a evitar que esta sufra durante el parto, así como a evitar ningún tipo de desgarro durante el mismo.
  • Contribuye a evitar problemas de incontinencia urinaria y disfunciones sexuales debidas al debilitamiento de la musculatura del suelo pélvico en la mujer independientemente de su estado. Es decir, independientemente de si ha pasado o no por la etapa de la maternidad.

Cómo fortalecer el suelo pélvico antes, durante y después del embarazo

  • Los ejercicios de Kegel son el método más sencillo para comenzar a fortalecer la musculatura de esta parte del cuerpo. Puedes consultar a tu médico sobre la forma correcta de realizarlos. Es muy fácil. También puedes acudir a clases específicas para este fin. O aprender a hacerlo a través de vídeos.
  • Utilizar ayudas mecánicas. Tu médico te indicará las más adecuadas para ti, así como cuáles de ellas puedes utilizar durante el embarazo tanto antes como después del mismo. El uso de bolas chinas terapéuticas es uno de ellos.
  • Gimnasia abdominal hipopresiva. Es una buena ayuda para fortalecer el suelo pélvico. Actualmente es un tipo de ejercicio para la mujer habitual en muchos gimnasios y centros de actividades para la salud. También existen vídeos didácticos que te indicarán la forma adecuada de realizarlos.
  • Durante el post parto, aprovecha los beneficios para este fin de los aparatos de electroestimulación mecánica. No son adecuados para usar durante la gestación, pero son estupendos para fortalecer la zona tras el nacimiento de tu hijo.
  • Una opción es el masaje perineal. Es algo que debe realizar un fisioterapeuta ginecológico. Es indicado para mujeres con un suelo pélvico muy debilitado y que precisen de ayuda extra para fortalecerlo, si bien no es algo que la mayor parte necesiten.