Este primer trimestre del año, vamos a seguir nuestra cita informativa contestando  preguntas que usualmente nos hacen los pacientes en las primeras visitas. Pero si tienes alguna pregunta que quieres que te contestemos, puedes  enviarla a  info@mums.cat

¿El prolapso se puede arreglar de alguna manera?

El prolapso son un descenso de la vejiga, útero o recto,  producido por un fallo en las estructuras que lo sostienen. Depende de la localización de la disfunción tendremos un tipo de prolapso u otro. Por ejemplo, si pensamos en una “hamaca”, no es lo mismo que se rompa/ estire mucho una de las cuerdas que la sostiene al árbol,  a que se rompa la tela sobre la que nos sentamos. Si la rotura es pequeña, podemos realizar todo un trabajo de refuerzo. Con esto evitaremos que la hamaca siga cediendo, pero hay otros casos en los que el prolapso solo puede tener una corrección quirúrgica. Desde la fisioterapia, mejoramos la musculatura y todo su sistema de refuerzo antes de las intervenciones quirúrgicas, después y cuando el proceso está en su fase inicial y queremos evitar que siga avanzando.

No hago los ejercicios del suelo pélvico, porque me canso mucho cuando los hago.

Si al realizar los ejercicios del periné te cansas,  es que no los realizas con la técnica correcta. Seguramente estás haciendo fuerza con otros músculos que no debes contraer. No debes notar tensión en el cuello, ni en los pies  ni en los brazos. En la revista del mes de mayo 2015 explicábamos unos ejercicios de diferenciación perineal. Intenta realizarlos y si no concierta una sesión con tu fisioterapeuta para que te enseñe la manera correcta de realizarlos.

Los tampones no se mantienen correctamente, no absorben como antes. ¿Puedo hacer algo para mejorar esto?

Si has tenido uno o varios partos, y alguno de ellos ha sido instrumentalizado con fórceps, ventosas o espátulas, puede que hayas notado cambios más evidentes en tu vagina. Ésta puede presentar más abertura en la entrada y más distensión en sus paredes. Si además sumamos a ello una debilidad de la musculatura del suelo pélvico, pueden aparecer problemas a la hora de que el tampón o la copa vaginal se adapten a las paredes. En éste caso, sí puedes mejorar tu problema si fortaleces estos músculos como hemos explicado en números anteriores, y si no es suficiente puedes acudir a tu fisioterapeuta.

Cuando hay cambios de tiempo, la episiotomía me molesta. ¿Esto será para siempre?

La episiotomía igual que cualquier cicatriz en el cuerpo puede provocar molestias o dolor. Esto se debe a que el tejido de colágeno a menudo cicatriza haciendo fibrosis y adherencias, irritando así los receptores sensitivos. En muchas ocasiones, las cicatrices visibles son tratadas a nivel estético, pero el tratamiento realmente importante es aquel que consigue recuperar la elasticidad en los tejidos y así eliminar cualquier síntoma que pueda estar causando. Por lo tanto, la episiotomía debe tratarse. Además de las técnicas manuales de masoterapia será muy conveniente la aplicación de diatermia. Se trata de la aplicación de una corriente específica de alta frecuencia que estimula los mecanismos naturales de cicatrización y de recuperación de tejidos de manera no invasiva, gracias a un incremento de la  microcirculación y de la vasodilatación.

# Eva Hernando col 3716

# Nuria Raspall Col 6715 (GINSOL)