BasqueCatalanEnglishSpanish

Todas nos hemos asombrado durante el embarazo al ver los cambios que van sucediendo semana tras semana. Es maravilloso como el cuerpo es capaz de anidar y desarrollar a nuestros bebes de una forma tan perfecta. Después del parto, queremos volver a conectar con nuestro cuerpo y a veces, podemos percibir que nuestra sexualidad actual no es la misma que recordábamos antes del embarazo. De acuerdo con la OMS, podemos considerar el puerperio como una causa biológica de disfunción sexual.

Depende de cómo haya transcurrido el parto podemos encontrarnos una cicatriz en nuestro periné. Es resultado de una episiotomía o un desgarro natural, que muchas veces afecta únicamente a nivel de piel y mucosa.

Pero en otras ocasiones cicatrices más grandes provocan dolor. Lo importante es saber que una vez se haya cerrado bien, debes hidratar bien la zona y que hay tratamientos muy efectivos para reducir la fibrosis que haya creado el proceso de cicatrización. La fisioterapia ayuda a devolver la elasticidad a la cicatriz y al periné.

También puede haber modificaciones en el estado de la musculatura del suelo pélvico provocadas por la distensión y la vuelta a la normalidad de la musculatura después que tu bebé atravesara el canal del parto. El sobre estiramiento que sufren estos músculos puede debilitarlos o provocar espasmos de defensa generando un aumento de tensión. Eso explica que al retomar las relaciones sexuales podamos sentir una falta de sensibilidad, dolor o incomodidad.

De todo esto ya hemos hablado en otras ocasiones y os recordamos que es muy recomendable hacer una valoración del suelo pélvico seis semanas después del parto por un fisioterapeuta experto en suelo pélvico para lograr una recuperación más fácil y más rápida. No obstante, si han pasado ya meses no te preocupes, porque siempre estamos a tiempo de valorar el suelo pélvico.

ME DUELE